En un viaje al pasado, hace exactamente 29 años atrás la banda estadounidense Pixies lanzaba su primer LP Surfer Rosa, álbum que logró posicionarse como icono del rock experimental de los ochenta en una época donde bandas como Nirvana y Sonic Youth alcanzaban la cúspide del éxito. Destacarse era una prioridad y la banda liderada por Black Francis, jugando y sin mayor dificultad alcanzó la esperada meta que los llevó a triunfar.

Poco tiempo bastó para que un grupo de jóvenes deseosos de fama el 21 de marzo del año 1988 lograran llamar la atención con un sonido crudo y espontaneo reflejado en las 13 canciones que componen este disco. Músicos como Billy Corgan y PJ Harvey confirmaron que este álbum fue inspirador en sus carreras. Incluso, Kurt Cobain admitió una alta influencia de este sonido en el desarrollo del disco “In Utero” de Nirvana.

Con canciones como Bone Machine o Gigantic, la banda compuesta por Joey Santiago, Kim Deal, Black Francis y David Lovering lograron despertar el interés de aquellos que buscaban un sonido pegajoso, simple y digno de imitar. Sin embargo, esto no fue lo único que llamó la atención del cuarteto.

La osada portada de Surfer Rosa, donde se aprecia una mujer semidesnuda posando como bailarina de flamenco logró un acierto inesperado. Esta mujer anónima catalogada como “la amiga de un amigo” resultó ser Isabel Tamen, amiga del fotógrafo Simón Larbalestier a cargo del arte del disco. La idea de exhibir un cuerpo femenino con torso desnudo no nació de la banda, fue una propuesta del sello discográfico 4AD y la compañía 23 Envelope quienes por casualidad lograron la toma que representó una mezcla entre religión, decadencia y sexualidad encajando absolutamente con lo que Pixies quería transmitir.

Este disco está lleno de sorpresas y sucesos interesantes. Entre ellas la historia de “You fuckin’ Die!” más conocida como la introducción de “Vamos” la canción con frases en español o el final de “Oh My Golly!”. Originalmente es una pista de 44 segundos titulada en algunas ediciones del disco como “Untitled” mostrando un jugueteo entre Black Francis y Steve Albini (encargado de sonido) en el estudio de grabación haciendo alusión a no tocar ni mover sus instrumentos sin permiso del otro o habrían consecuencias.

Otra famosa anécdota es sobre la canción más popular del álbum “Where is my mind?” que asegura que la voz de Kim Deal fue grabada al interior de un baño para lograr un efecto de eco real y que realmente Francis se inspiró en la letra de la canción pensando en un pez que lo seguía mientras nadaba al interior del mar del Caribe.

Hoy celebramos el éxito de Surfer Rosa a casi tres décadas del debut que logró que Pixies fueran reconocidos alrededor del mundo como una banda emblemática. A pesar de los conflictos y sus modificaciones, la esencia no se pierde manteniendo una carrera vigente con la mayoría de sus integrantes hasta el día de hoy.

Comenta acá