Sabíamos que el regreso de Arcade Fire a Latinoamérica sería algo digno de recordar. Tanto así que la banda escogida para encender los ánimos fue nada menos que Bomba Estéreo: un sonido explosivo que prometía reventar el Movistar Arena.

Con un cambio a última hora en el horario, es “Siembra” la que abre los fuegos que acaban con el silencio de la espera. El público comienza a acomodarse para disfrutar el show, levantan sus celulares y captan los primeros acordes de la banda.

La frescura de “Duele“, título que también es parte de su más reciente trabajo de estudio, sigue en la lista. A los asistentes les es difícil digerir el sonido, quizás por la poca experiencia que tienen con esta canción. A pesar de la posible inexperiencia, la atención continúa fija en lo que sucede dentro del escenario.

Pero ya era el momento de traer la elegancia tropical a la pista. La cumbre del electro-pop llega con “Caribbean Power“, sonido indudablemente latino y energizante. La invitación es clara: Bomba Estéreo quiere vernos en fuego, ensordecidos por el ritmo.

Y la celebración se intensifica. Las melodías más electrizantes se apoderan del recinto que de a poco se va llenando. “Caderas” e “Internacionales” son una clara apuesta de la banda por levantar los ánimos del público. Saumet recorre el escenario e invita a los asistentes a saltar. Se ven unos tímidos movimientos en cancha, mientras que en el sector de platea alta se vislumbraba una verdadera fiesta.

El bloque amoroso queda bajo responsabilidad de “Somos dos“.  El amor triunfó y una cálida sensación se esparcía entre cada uno de los participantes. La banda aprovecha la buena disposición para realizar su último intento por encender al Movistar Arena.

Fiesta“, la misma canción que trajo de vuelta a Will Smith al mundo de la música, fue la penúltima carta de juego. Ahora o nunca. Habían dos opciones, el fracaso o la victoria. Una salida airosa antes de la última canción hace que el conjunto se retire del escenario un poco más contentos de lo que llegaron. 

El público sabía que “Fiesta” no podía ser la palabra final dentro de la presentación de Bomba Éstereo. Piden a gritos otra canción. La ausencia de Fuego dentro del setlist del conjunto era evidente, tanto así que se esperaba el regreso de la banda al escenario, y así fue.

“Fuego” fue, en definitiva, un glorioso punto final. Tras una hora sobre el escenario, terminaba el show de la banda telonera de Arcade Fire, una celebración que pudo haber sido un espacio lleno de sudor y baile pero que se vio opacada por la acción mesurada del público que, por más que se les invitó a ser parte de la efervescencia latina, se resistió a mover las caderas.

Esa tarde hubo fiesta que, desafortunadamente, se quedó en el escenario.

Comenta acá