Aproximadamente una hora más tarde de lo programado, debido al atraso en el inicio del evento, Chancho en Piedra saltó al escenario Jorge González alrededor de las 9 de la noche. Una gran multitud de personas se dirigieron a disfrutar de una de las atracciones principales de la versión 2018 de la Cumbre del Rock Chileno.

Al comenzar el show vemos a Lalo Ibeas con su característico disfraz para esta clase de presentaciones. Si el año pasado fue Carrie Fisher con su personificación de la Princesa Leia, el honenaje de este año no podía ser nadie más que nuestro gran Nicanor Parra.

Y partieron con todo. Una concentración de hits liderados por Yakuza, que continuaron con Funkybarítico, hedónico, fantástico, Eligiendo a una Reina, Almacén, Discojapi y Cóndor dieron el puntapié a su presentación, reinyectando a las casi cansadas almas que venían soportando el calor en el Club Hípico. Canción tras canción hacían resaltar la trascendencia de la banda, siendo coreadas una tras otra sin importar el polvo que se levantaba.

Tras la interpretación de Tren a la Luna, una de las preferidas del último álbum, Ibeas se dispone a homenajear al antipoeta recitando El Poeta y la Muerte de Hojas de Parra (1985). Posteriormente, salía Sinfonía de Cuna a escena, el antipoema de Parra que los marranos musicalizaron en Peor es Mascar Lauchas (1995). El show no daba pie al descanso, Dejando Libre el Amor calmaba las aguas para que posteriormente los Juanitos  chocaran cabezas, y dieran una y mil vueltas con Güeina.

Otra sorpresa salió a flote con la aparición de Mauricio Pinilla, fanático insigne de la banda, para El Impostor. El delantero saltó, cantó, desordenó el gallinero mientras grababa con su celular. Muchos en el público en un principio no tenían idea de que era el artillero de la U, quien siguió revoloteando en el escenario para Weón, weón, weón.

Antes de cerrar su presentación, no quedaron ajenos en homenajear a la música chilena, interpretando Camino a Socoroma de Los Yanacochas, y Largo Tour de Sol y Lluvia, que integran el disco Otra Cosa es con Guitarra (2011). Finalmente el cierre vino con dos canciones que ya son parte de la cultura pop nacional: Historias de Amor y Condón, y Locura Espacial.

Más allá de que sean un plato constante en este tipo de fiestas, Chancho en Piedra siempre sorprende, y para bien. Funkybarítico, hedónico, fantástico ha nutrido mucho más un cancionero popular que llena de energía y fidelidad a todos los juanitos que se levantan más alto que uno, para tomar al ángel de una pata y golpearlo de revés.

Foto: Facebook de Chancho en Piedra