A esconder los pititos nuevamente, el festival no cambiará sus restricciones respecto al consumo en público en su edición de este año.

Ni los avances de su uso recreacional hizo que el evento más hipster del mundo homenajeara mejor los 70. Quienes esperaban que esta versión fuera más fumeta por ser en California, uno de los primeros Estados donde se volvió legal, se quedaron con todas las ganas.

El nuevo marco legal sigue siendo estricto y otorga la facultad a cada ciudad de elegir si decide vender, cultivar o distribuir la marihuana. Teniendo esto en cuenta, Indio, ciudad donde se realiza el Coachella Fest, decidió prohibir la cannabis para su uso público.

Pero que no cunda la paranoia, porque a los consumidores se les respetará la posesión de pequeñas dosis, las cuales podrán consumir en lugares aledaños al festival más simpatizantes con la relajación como Palm Springs, Cathedral City y Desert Hot Springs.

El Coachella, que este año será encabezado por Beyoncé, Eminem y The Weeknd, se desarrollará los fines de semana del 13 al 15 y del 20 al 22 de abril.

 

Comenta acá