Al preguntarle a Los Super Dementes cómo definirían su propuesta musical con tan sólo tres palabras, nace la frase «punk-fusión alternativo, aunque ese ‘alternativo’ solo sería para completar las tres palabras», agrega uno de los miembros de la banda.

Si bien el año pasado lanzaron “3” (2016, Bacana Records), su primer disco de estudio, el conjunto platense compuesto por el argentino Sebastián Aladro (bajo y voz), y los chilenos Camilo Castro (batería y coros) y Juan Pablo Ledezma (guitarra) lleva más de cinco años incursionando en la escena argentina.

¿Cómo llegaron dos chilenos a formar una banda de este tipo con un argentino… en La Plata?
Todos sabemos lo difícil que es estudiar una carrera en Chile, tanto por las lucas como por el sistema de ingreso. Camilo, nuestro actual baterista, llega el 2011 a la ciudad de La Plata buscando una oportunidad en la música más allá de la obsoleta pedagogía en música que existe en Chile. Allí, se hizo rápidamente amigo de Juan Pablo, con quién llegó a compartir pensión sin saber que ambos habían vivido antes en Chile, exactamente en La Serena. A fines del 2011, la banda se forma con Seba, Juan Pablo, y Bocha. Aunque estuvo presente en la banda desde su comienzo, Camilo recién llegó a unirse el 2015. Se podría decir que la banda nace desde un autoexilio de nuestra parte. Al no encontrar en el país nuestro lugar, preferimos emigrar.

Bandas como Virus, Bestia Bebé, y Él Mató a un Policía Motorizado demuestran que La Plata ha sido cuna de grandes conjuntos musicales. ¿Sienten el peso de estos artistas al presentar su propuesta?
La Plata tiene una movida musical muy grande y diversa. Están pasando cosas muy interesantes; se puede salir de noche y ver bandas de muy buena calidad, algunas incluso con un renombre a nivel internacional. Más que pesar, estar insertos en este circuito influye en nuestra propuesta; a veces, más indirecta que directamente.

Entonces, ¿cuáles serían sus influencias más directas?
Nosotros mismos, y lo que hemos estado escuchando en esa etapa particular de composición. Tenemos gustos en común, pero también cada uno tiene su historia musical que se ve reflejada en nuestro aporte al grupo. Somos mucho de salir a ver otras bandas, escuchar lo que está pasando en La Plata y no cerrarnos a nuevos sonidos.

De hecho, el sitio argentino Cuánta Rock afirmó que su propuesta la caracteriza «un sonido bastante alocado y enérgico». ¿Creen que eso los define?
Encasillarnos en un género siempre fue algo que quisimos evitar, sobre todo para no limitarnos al momento de crear. La banda nace del punk como base, y desde ahí hacia arriba viene toda la construcción que hemos estado realizando, fusionando ritmos y estilos que también nos gustan como el blues más sucio, la música afro, o sonidos delirantes y divertidos que se nos ocurren en el momento. La espontaneidad es algo caracteristico de nuestra composición. Por ahora seguimos la línea del «punk-fusión», pero no nos cerramos a nada.Otro medio que ha hablado de ustedes es Revista Rock Peperina, quienes destacan las diferentes etapas por las cuales ha pasado la banda. ¿A qué se refieren con esto? ¿Acaso el género punk no siempre fue la base de sus composiciones?
Si bien el punk siempre fue la base, con «etapas» se refieren a los cambios de formación en la banda. Hemos tenido dos guitarristas anteriormente, asi como también hemos cambiado de vocalista y baterista. Actualmente, estamos en nuestra tercera etapa y estamos abiertos incluso a mas cambios en nuestra formación. Cada una de estas etapas se caracteriza también por distintos sonidos, el actual es el trabajo de todo ese proceso.

En noviembre del 2016, celebraron cinco años de trayectoria con el recital “Noche Demente #5”. Si la banda se hubiese desarrollado en terreno chileno, ¿creen que hubiesen llegado a donde están ahora?
Lo que hemos logrado hasta ahora es gracias a nuestras ganas de disfrutar y trabajar la música independientemente, nuestras fechas siempre han sido autogestionadas. El mérito va más en nosotros que en el lugar. Pero si se podría decir que en La Plata existen más espacios que en La Serena; no creo que pase lo mismo en otras ciudades de Argentina.

¿Qué opinan de la escena musical chilena?
En Chile existen muy buenas bandas, y también hay mucho potencial. Musicalmente, nunca nos desarrollamos en Chile por lo que también desconocemos un poco la escena. Sin embargo, en Chile falta un poco más de conciencia en eso de salir a ver a las bandas locales y pagar una entrada. Hay que tomar conciencia que, hoy en día, eso es lo que hace que haya pan en la mesa de los músicos independientes y en crecimiento.

Finalizaron el año con “3” (2016), su primer disco de estudio. ¿Qué le depara el futuro a Los Super Dementes?
Seguir componiendo y, en lo posible, terminar el 2017 con un segundo material. También esperamos tocar en todos los escenarios que se nos presente. Venimos contentos con lo que está pasando. Hay Dementes para rato.

Fotografías por: Roberto Paz Maya.

Comenta acá