El festival Fauna Primavera, en su sexta edición, desde un principio dio indicios de que este año sería diferente a lo que ya habíamos experimentado. Con un cambio de nombre y lugar, dividió el día en dos jornadas con line ups distintos, con artistas mucho más alternativos y quizás hasta desconocidos para algunos. Sin embargo, no se pone en duda la calidad y trayectoria de éstos, que sin duda sorprendieron al público ajeno.

Aunque esta edición se realizó en la zona alta de Santiago, hubo factores que en momentos hacían no muy grata la estadía. Uno de ellos fue la nula existencia de áreas verdes, que se tradujo en un polverío, sumado a que los escenarios estaban al final de un pequeña colina y el descenso se complicaba a veces con la cantidad de piedras. No obstante, la geografía del lugar permitió una buena visión de los escenarios desde todos los ángulos.

Fauna Primavera estuvo muy marcado entre los artistas popularmente consagrados y quienes recién llegaban para fascinar a los asistentes. Por ejemplo, los nacionales Adelaida, Los Bárbara Blade y Camila Moreno congregaron una notable cantidad de público. Por un lado, Jurel Sónico y cía. dieron un buen espectáculo para abrir los fuegos en el Heineken Stage, mientras que los Bárbara tenían repleto el sector RBMA, con gente coreándolos y bailando al ritmo del dembow. Por su parte, Moreno deslumbró con su interpretación, aunque su estilo se desenmarcara de la línea del festival.

Otra de las grandes sorpresas fue el grupo francés La Femme, que en casi una hora de show hizo bailar a todos, incluso a esos que recién llegaban y que los disfrutaron sin conocerlos demasiado. Potentes, llenos de energía y con un dominio escaso del español interactuaron todo el tiempo con los asistentes. Incluso, al final el vocalista Marlon Magnée se bajó del tablón para conversar con los fans.

fauna-1

“I’m Kurt Vile and these are my violators“, dijo el cantante estadounidense introduciéndose a la audiencia, que a eso de las 15 horas lo esperaba ansioso mientras el sol pegaba fuerte. Vile trajo un sonido lo-fi probado y se mostró sólido mientras demostraba su destreza con la guitarra. Sobre el mismo escenario, más tarde llegó el sonido clásico del rock con The Brian Jonestown Massacre, que no desentonaron en ningún momento, salvo de un pequeño error al principio “Vad Hände Med Dem?“, pero que no opacó la calidad de Anton Newcombe.

La voz femenina y rockera de Courtney Barnett también se hizo presente, siendo uno de los shows que más personas atrajo y que fue mucho más que ruido. La joven explotó su voz al máximo, hizo varios cambios de guitarra y volvió loco al público con la interpretación de “Pedestrian At Best“, siendo éste punto más alto de su show. Al final, también se bajó del escenario para cerrar el espectáculo con sus seguidores.

courtney-barnett-fauna

Sin pasar desapercibidos, hubo un momento de la tarde donde el RBMA stage se repletó de gente viendo a los colombianos Mitú. El dúo de tierras cafeteras conquistó con su sonido tropical-electrónico, que a pesar de tener en su mayoría canciones instrumentales, no fue excusa para hacer un número plano.

Otro memorable fue Edward Sharpe and the Magnetic Zeros, que parecían una multitud sobre el Heineken Stage pero que en una hora demostraron lo bien que se pueden complementar. Su carismático frontman derrochó energía desde el primer tema, e incluso para el segundo ya estaba encima de la multitud. Definitivamente, uno de los más coreados y esperados del día.

En pleno atardecer y con cielo rojizo, Primal Scream dio el primer paso con “Movin’ On Up”, impecables y con el desplante que Bobby Gillespie ya maneja. De ahí en más, cada canción del setlist hizo sucumbir a la audiencia, donde la banda noventera confirmó que siguen dando cátedra en cuanto a sonido respecta. Para seguir el deleite, a la mitad del show subieron al escenario a Kurt Vile para interpretar “Damage“. Una verdadera ceremonia musical.

fauna-4

Cuando el reloj ya marcaba las 21 horas, los franceses AIR se tomaron el espacio para realizar un viaje casi astral. Mediante sintetizadores y guitarras, el dúo  sembró melancolía y psicodelia, acompañado de un juego de luces hipnotizante. Quizás fue el grupo que más personas convocó, ya que nadie pudo mantenerse al margen de lo que los reyes de la electrónica lenta vinieron a ofrecer. Clásicos como “Cherry Blossom Girl“, “Alpha Beta Gaga” y “Sexy Boy” fueron parte de la cita cúlmine.

Finalmente, el festival no decepcionó con la calidad de artistas que se presentaron, pero fue mucho más escueto y eso se notó en la convocatoria de público, ya que en ningún momento los escenarios estuvieron completamente llenos, a diferencia de otros años. Fauna Primavera sigue en deuda en cuanto a su locación, porque si bien este año fue en la capital, el lugar dejó mucho que desear.

Fotografías por: Valentina Camilla-Araya / Mira la galería completa aquí.

*Fotografía principal público: Claudia Jaime / Fauna Producciones

Comenta acá