Anoche, Chris Cornell brindó su último show en vida junto a su banda madre Soundgarden en Detroit. Horas más tarde, el multifacético músico estadounidense fue encontrado muerto. Tenía 52 años.

El setlist tuvo diecinueve canciones, comenzando por Ugly Truth del disco Louder Than Love (1989), e incluyendo hits de la banda como Spoonman y Fell on Black Days. Sin embargo, el último tema en la lista fue Slaves & Bulldozers, canción con la cual la banda solía cerrar sus shows desde su regreso en 2010.

El tema, del disco Badmotorfinger (1991) era un infaltable en los shows de Soundgarden, donde los estadounidenses lo unían en vivo con la letra de In My Time of Dying, una canción tradicional sin autor conocido, y que ha sido grabada por Bob Dylan y Led Zeppellin. Cornell, como solía hacerlo usualmente, pronunció durante los acordes finales del tema la frase “Oh, no lo conviertas en mi muerte”, extraída de la versión adaptada por Robert Plant y compañía.

Coincidentemente, la particular versión de Cornell y Soundgarden toman relevancia tras la repentina muerte del músico, quien habría sido encontrado así tras un aparente suicidio. El diario británico The Mirror informa que el vocalista se encontraba en el baño de su hotel en Detroit, y que fue descubierto por un miembro de su familia. Además, un representante de la policía local declaró al periódico lo siguiente: “Estamos investigando esto como un supuesto suicidio. Esa es la línea que estamos siguiendo”.

A continuación te dejamos con los últimos minutos del show final de Cornell con Soundgarden:

 

 

Comenta acá