Con una búsqueda en YouTube, Lanza Internacional dejó de ser solo un recordado momento de una televisión chilena que no volverá, y pasó a convertirse en las canciones pegajosas y bailables de una nueva banda.

Sin embargo, el camino musical de Mauricio Durán, Francisco Durán y Ricardo Nájera no tiene nada de nuevo. Después de largas carreras en bandas como Los Bunkers, Furland y el Instituto Mexicano del Sonido, fueron las casuales sesiones en una sala de ensayo las que levantaron los cimientos de un nuevo proyecto.

Pero con toda la experiencia que el trío tenía a cuestas, ¿se puede ser una banda completamente nueva? “Creo que la experiencia está las cosas logísticas y la preparación, pero en el término musical, todo fue completamente de cero y uno se maravilla con todo lo nuevo que aparece al momento de hacer un disco”, dice Mauricio Durán, encargado del bajo en la banda.

Ningún año de su trayectoria, sobre y bajo el escenario, ha sido en vano para los Durán. De acuerdo a Francisco, hoy vocalista y guitarrista de Lanza Internacional, “la experiencia nos ayudó a tomar la decisión consciente de este nuevo camino y de empezar en una hoja en blanco. No tenemos idea de lo que será el disco siguiente: un acústico, bailable igual que este o si vamos a explorar otras cosas. No queremos encasillar al grupo porque podemos grabar todo y probar cosas que musicalmente no habíamos hecho antes”.

Después de 15 años en Los Bunkers como una de las principales duplas compositoras del siglo XXI en Chile, los hermanos Durán se bajaron del escenario para dedicarse a la producción musical, donde destaca “No morirá jamás”, un disco de duetos en tributo a Los Ángeles Negros y “No lo había dicho”, el álbum número 26 del músico mexicano Pepe Aguilar, en una colaboración que fue mucho más allá del estudio.

Participamos en un Unplugged de MTV con él, le produjimos un disco y también nos invitó a tocar. Eso duró casi dos años y fue muy positivo porque estábamos acostumbrados a defender nuestro proyecto, pero ahora había otra persona al frente de todo. Pepe nos invitó y nosotros podíamos tocar lo que quisiéramos; fue un tiempo de pasarla bien, donde no teníamos ningún peso, no dábamos entrevistas y sólo llegábamos a tocar”, cuenta Mauricio.

Fue Ricardo Nájera, baterista del grupo, quien invitó a los Durán a su sala de ensayo, donde tocaron de forma informal por casi un año. “Rica nos dice que las cosas que estuvimos grabando estaban muy buenas y que podía terminar siendo un disco, el que decidimos hacer sin pensar en ser un proyecto formal o que nos dedicaríamos a ser un grupo; fue armando el disco que nos dimos cuenta que éramos una banda y había que expresarlo bien”, continúa Mauricio. “Ahí influye otro factor: después de terminar un proyecto tan largo como Los Bunkers, con gente que te conoce y con la que tienes confianza, para empezar un proyecto y sentirlo nuestro teníamos que estar todos involucrados y tener una buena onda personal. Y eso con Rica se dio de forma muy natural”.

Con el nuevo proyecto entre manos, surgieron los nuevos desafíos para Mauricio, Francisco y Ricardo. Aunque en diciembre ya habían sido parte del Festival Fluvial en Valdivia, además del Festival Catrina en la ciudad de Puebla, en México, estando a días de presentarse en una nueva versión de la Cumbre del Rock Chileno, Lanza Internacional enfrenta su primer festival de alta convocatoria en Chile.

A pesar de ser un escenario que los Durán conocieron muy bien siendo parte de Los Bunkers, generando el entusiasmo absoluto de sus fans, este pasado no los hace sentir más seguros. “Esa base de fans no es garantía de nada. No nos da ninguna seguridad, porque podrían estar reticentes al cambio que estamos haciendo. Estamos dando los pasos de cualquier banda que comienza, que es el modo adecuado de hacer las cosas: tocar en shows pequeños, en clubes y estar con el público cerca, en un formato que nos viene muy bien en este momento”, ratifica Francisco.

El primer desafío es salir a defender las canciones de esa manera y si funciona en ese formato, al tocar en escenarios más grandes, la energía que se siente ahora debería amplificarse”, sigue el menor de los Durán. “Volver a salir a tocar algo tuyo tiene otro sentido y con nuestra historia, nos interesaba que fuera algo diferente y nuevo, con otra energía y que no tuviera mucho en común con Los Bunkers. Era lo más sano para mostrar un avance y no estar pegado mostrando lo mismo”, asegura Mauricio.

¿Cómo desligarse de una carrera tan larga como la que tuvieron con Los Bunkers? Para Lanza Internacional, la respuesta ya se las ha dado el mismo público que, viejo o nuevo, ha llegado a sus primeros shows. Francisco hace notar que “en México y Chile, hemos notado que pasa algo grande con la gente. La gente nos ha comentado que se nota que es una banda distinta y que no tiene nada que ver con Los Bunkers. Se nota en el disco, pero en vivo se marca mucho más. Hay una urgencia e intransigencia, bien punk en el espíritu de la banda y lo vamos a seguir desarrollando. Hasta ahora ha funcionado muy bien tocar de a tres”.

Por su parte, Mauricio es más enfático a la hora de hacer las comparaciones: “Me interesa que la gente que vea el show no sienta nostalgia de Los Bunkers, y creo que no hay una fisura por donde se pueda colar un sentimiento como ese”.

Nadie nos ha pedido temas de Los Bunkers. Queda claro desde el segundo uno que esto es otra cosa”, sentencia Francisco.

Lanza Internacional se presentará el próximo sábado 27 de enero en la Cumbre del Rock Chileno, a las 18:10 horas en el escenario Víctor Jara.