A las 21:00 horas partía el esperado debut en Chile del grupo de K-Pop SEVENTEEN, quienes de a poco se iban presentando en el escenario, abriendo con el hit PRETTY U para saludar a las fans chilenas.

El concierto ofrece un show que te mantiene pegado viéndolo, garantizándote que no dejarás de mirar todo lo que está pasando, como una hipnosis colorida y llena de movimientos que ni con mi mejor elongación podría hacer. Luego de interpretar una serie de canciones de los once juntos, se vinieron presentaciones de cada subdivisión: canto, rap y performance.

Las presentaciones de los subgrupos demostraron que cada pieza en SEVENTEEN es necesaria y que ninguno sobra, logrando hacer funcionar de una forma mágica la sincronía de once hombres que están dedicados de forma devota a sus fans, las CARAT: tuvieron diálogos extensos con ellas, les hicieron preguntas, dedicaron un video, todo con la ayuda de una traductora que hizo de mediador entre los gritos de amor de las chilenas y el grupo coreano.

Los videos que estaban entre las secciones del concierto, si bien son típicas del componente audiovisual de la propuesta artística coreana, podía causar que quienes no están familiarizados con el K-Pop sintieran que hay demasiadas interrupciones.

¿Son necesarias? Por supuesto, luego de varios cambios de ropa, shows separados, excelentes coreografías que compensaban (y volvían comprensibles) el playback, hacen que todo sea más que una muestra vocal de todo el conjunto, una muestra de lo que un sello humilde como Pledis puede provocar en la industria musical: un verdadero espectáculo.

¿Podemos hacer funcionar un modelo coreano en nuestro país? Si bien podemos lograr escenarios similares, falta aún por crecer y por mejorar, especialmente si queremos fansigns como los típicos asiáticos. No podemos ignorar lo que la fanaticada dice y quiere, pues ellos son los que llenan los conciertos.

¿Estamos en el mejor momento del K-Pop en Latinoamérica? Puede que la respuesta sea sí, pero más importante es que la calidad artística es evidente y la magia y sincronía de SEVENTEEN se dejó ver a cada minuto.

*Fotos cortesía NoiX

 

Comenta acá