Hablar de Él Mató a un Policía Motorizado es hablar de la banda más importante que ha parido la vecina República Argentina en los últimos años. Considerados como los líderes de una increíble camada de grupos (entre ellos Las Ligas Menores, Bestia Bebé, Valentín y los Volcanes, The Hojas Secas, entre otras), los platenses han visto despegar su carrera mediante cuatro EPs y dos álbumes de estudio.

Su último trabajo, La Dinastía Scorpio (2012), fue ampliamente elogiado por fans y crítica, demostrando un gran desarrollo de su propuesta musical. Por eso, era impensando el nivel que podrían alcanzar en su nuevo discoLa Síntesis O’Konnor (2017). Las expectativas fueron aún más altas luego del lanzamiento del EP Violencia (2015), que en parte sirvió de adelanto para la producción que nos convoca.

La Síntesis O’Konnor (2017) es un escalón más en su carrera, un trabajo más osado e inquieto que los anteriores. El disco presenta más y mayor instrumentación, una preocupación incansable en los arreglos y un trabajo lírico mucho más desarrollado, con letras redondas y llenas de un sentido poético envidiable para muchas bandas actuales. Él Mató… se la jugó en un disco ambicioso de principio a fin.

Ya desde el primer track, El Tesoro, se nota una vuelta de tuerca al estilo tan propio de la banda. El sello de los argentinos siempre ha sido un rock simple, sin pretensión de magnificencia instrumental, todo a la vena; y esa marca aún se mantiene en este nuevo trabajo, pero con composiciones más pulcramente trabajadas y arregladas. Ahora imagino cosas, La noche eterna Las Luces también son testimonio de este giro. El grupo cambia su estilo sin perder identidad y personalidad, son los mismos Él Mató… pero con una sofisticación exquisita.

La banda sigue sorprendiendo con un tema instrumental homónimo al disco, en que las guitarras y el teclado encabezan una canción espacial. En Fuego, el teclado es el amo y señor, acompañado de una sección rítmica que nos hace sentir en plenos años ochentas. El giro electrónico, krautrock si se quiere, se agradece de sobremanera por la excelente realización de este.

Me detendré, finalmente en las letras. El elemento lírico, junto con el sonido más logrado y sofisticado que alcanza la banda, es lo que más ameno hace este disco. Si bien, en los trabajos anteriores las letras siempre tendían a ser difusos dibujos mentales, en La Síntesis O’Konnor (2017), resultan ser proclamas igual de difusas y etéreas pero con un sentido identificatorio enorme. Quiero decir, cuando escucho la letra de La noche eterna, el trabajo poético resulta ser efectivo en el oyente… de la poesía a la realidad de quien escucha, y de ahí, directo a las emociones. Es un disco que recorre, en sus letras, sentimientos y vivencias humanas que van desde el desafío a la ternura.

En resumidas cuentas, Él Mató… nos trae un disco distinto por su cuidada composición y ejecución; pero por ningún motivo, una renuncia a su personalidad como bandaLa Síntesis O’Konnor (2017) es un escalón más en la ascendente carrera de los trasandinos, una evolución de su concepto musical y su sonido: un disco lleno de himnos y que sobrepasa los emotivo para llegar a la categoría de emocional. Este es un álbum que se siente desde el corazón y el estómago.

Comenta acá