Análisis a las nominadas a Mejor Película en los Oscars 2017

Ya sea por el glamour de la alfombra roja, la curiosidad de saber quién ganó o las polémicas que pueda haber en cada discurso, queda claro que la noche de los Oscars es la jornada más esperada de la temporada de premiaciones. 

Durante la ceremonia del domingo 26 de febrero, y que será animada por Jimmy Kimmel, serán 9 las películas enfrentadas por el mayor galardón de la industria cinematográfica. Aunque filmes como La La Land y Moonlight corren con ventaja gracias a la cantidad de premios recibidos antes de los Oscars, la decisión final de los votantes puede llegar a sorprender.

Discriminación, homosexualidad, amor, llegadas y pérdidas, son algunos de las temáticas que dejaron a las siguientes nueve películas con el honor de, por el momento, ser nominadas a un Oscar.

La La Land

Dirección: Damien Chazelle

El amor entre Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) es el que nos lleva a bailar y cantar por las calles de Los Angeles, en una relación donde las metas, el alcance de la felicidad y las pasiones de cada uno marca cada momento: él y su sueño de tener su propio club de jazz; ella y su ambición de convertirse en una actriz reconocida. Es la favorita a llevarse el mayor premio de la noche, y no es de extrañarse si la Academia gusta de premiarse se a sí misma a través de filmes que hablen de la industria y que llamen a la nostalgia de sus mejores tiempos. La La Land se llevó el corazón de muchos con guiños a lo mejor del cine y tiene ganas de convertirse en uno de esos clásicos a los que hace referencia, especialmente al intentar traer el género musical al siglo XXI, con una historia honesta y sin todas las luces que la ciudad de las estrellas acostumbra. (

Hidden Figures

Dirección: Theodore Melfi

Tres mujeres afroamericanas manejando en una solitaria carretera camino a su trabajo no era un panorama demasiado alentador para el clima de discriminación racial que se vivía en el Estados Unidos de 1961 (ni para el de 2017). Basado en las tres historias reales de Katherine Johnson (Taraji P. Henson), Dorothy Vaughan (Octavia Spencer) y Mary Jackson (Janelle Monáe), Hidden Figures retrata como a pesar de la discriminación, estas tres mujeres supieron abrirse camino en la NASA, donde por mucho tiempo fueron consideradas como “computadoras humanas” a punto de ser reemplazadas por una tecnología inminente. En plena Guerra Fría, donde vencer al soviético enemigo era clave, el camino a las estrellas y al espacio estuvo trazado gracias al trabajo de “figuras escondidas” cuya historia hoy sale a la luz. 

Arrival

Dirección: Denis Villeneuve

La llegada de doce misteriosas figuras del espacio alteran el curso del mundo y de la vida de Louis Banks (Amy Adams), quien es convocada en su calidad de lingüista para conseguir comunicarse con los “tripulantes” de la figura que se ha posado sobre suelo estadounidense. Arrival llega al Dolby Theatre en medio de la decepción que el rol de Amy Adams, quien carga con toda la película sobre sus hombros, haya sido ignorado en la categoría de Mejor Actriz, lo que no le ha impedido ser reconocida por un público que llenó las salas de cine alrededor del mundo, para sorprenderse con una historia que emociona en medio de un spoileable plot twist. Un palíndromo es una palabra que se lee y se entiende igual de izquierda a derecha, como de derecha a izquierda, y eso es Arrival, una valiosa historia sobre la capacidad de comunicarnos entre nosotros, y de entendernos en todas las formas en que un ser humano puede ser leído.

Hell or High Water

Director: David Mackenzie

Taylor Sheridan, actor conocido por la serie Sons of Anarchy y autor de Sicario (2015), escribió el guión de esta película hace casi un lustro, siendo incluida en la Black List de guiones no producidos en 2012. La trama gira en torno a dos hermanos del estado de Texas: el padre de familia Toby Howard (Chris Pine) y el ex convicto Tanner (Ben Foster). Su madre acaba de morir y comienzan a asaltar bancos para pagar la deuda de la casa familiar. Sin embargo, se topan con el Ranger veterano Marcus Hamilton (Jeff Bridges), quien a días de jubilarse comienza a investigar los particulares robos de los dos hermanos. Así, Hell or High Water va armando su trama, llena de tensión, con giros inteligentes y un mensaje anti-capitalista oculto, todo planteado desde el estilo western que el director David Mackenzie trata de impregnar. El británico es conocido por filmar distintos géneros en sus diferentes películas, teniendo en su filmografía cintas sci-fi, dramas y crímenes. Es acá donde el principal obstáculo de la cinta se presenta, y es que la pretensión de convertir este drama criminal en un western a ratos resulta forzosa. En cuanto a las actuaciones, el elenco logra dividir al público, sin existir un villano protagonista. Bridges es carismático desde su interpretación de un hombre mayor y a ratos odioso. Foster se roba la película en el clímax, siendo lamentable que no haya obtenido alguna nominación. Por su parte, Pine es el más débil de los tres a pesar de realizar quizás, la mejor actuación de su carrera hasta el momento, llena de películas poco profundas. Finalmente, lo mejor de Hell or High Water es sin duda su inteligente guión, que mezclado con una narrativa atractiva la hacen una película de calidad fácil de digerir.

Lion

Dirección: Garth Davis

Siendo una de las pocas biopics nominadas este año, esta película es dirigida por el australiano Garth Davis, marcando así su debut en el cine. Lion cuenta la historia real de Saroo Brierley (Sunny Pawar), quien a los cinco años se perdió en un tren en su natal India, alejándose de su familia y su pueblo natal. Tras vivir la triste realidad de los niños vagos en el país, Saroo es adoptado por una pareja australiana (Nicole Kidman y David Wenham), quienes lo hacen conocer una vida de lujos y a olvidar el pasado que dejó atrás. Ya adulto, el joven ahora encarnado por Dev Patel comienza una desenfrenada búsqueda a través de Google Earth para encontrar su pueblo natal del que poco recuerda. La cinta es una historia potente, cargada al drama y que encuentra en su clímax una desesperación profunda del protagonista, que se transmite sin tapujos a sus espectadores. Sin embargo, a pesar de la tristeza que relata, la ingenuidad y el optimismo con la que está construida le juegan en contra en cada momento que lo plantea. Otro punto en contra son los créditos finales, acompañados del tema Never Give Up de Sia, que le quitan toda la seriedad que la película logra. Sin embargo, la película logra su cometido y deja en el espectador una serie de emociones difíciles de olvidar. Premio aparte para la fotografía de Greig Fraser (Rogue One), quien logra retratar a la perfección los desoladores parajes de la India.

Moonlight

Dirección: Barry Jenkins

Chiron es un niño afroamericano que vive en los ghettos de un Miami ochentero. Su madre (Naomie Harris) es una drogadicta que lo descuida, por lo que encuentra una figura paternal en Juan (Mahershala Ali), un respetado dealer que a pesar de su vida criminal tiene una gran bondad. Chiron crece, siendo acosado en su adolescencia por sus compañeros de escuela. El adolescente también esconde su homosexualidad, tenendo su primer encuentro amoroso con uno de sus amigos de la infancia, quien luego lo traiciona. La película da un tercer salto a la adultez de Chiron (Trevante Rhodes), quien dejó toda su vida atrás y se convirtió en un líder traficante en otra ciudad. Allí recibe un llamado inesperado que lo hace volver a Miami y revivir su sufrido pasado. Moonlight está dirigida por el poco conocido Barry Jenkins, que ya tenía un nombre en el circuito independiente por Medicine for Melancholy (2008). El mismo Jenkins es quien la adaptó de la obra teatral In Moonlight Black Boys Look Blue de Tarell Alvin McCraney. Filmada en un estilo que rescata lo artístico de la obra, la película es un drama a secas que presenta unas escenas preciosamente fotografiadas. Sin embargo, es sólo eso: sufrimiento. Es por eso que a pesar de ser una de las películas con mayor chance de lograr la estatuilla a Mejor Película, estas sólo se sustentan en el discurso de las minorías sufridas que retrata el filme, siendo la posible entrega del premio algo nada más que lástima por la historia realista. Hay mejores producciones nominadas (Cabe recalcar que el Oscar a Mejor Película premia a los productores por su trabajo, no por si verdaderamente es la gran película del año con la que todos lloraron). Finalmente, Moonlight es un buena película independiente, pero sólo eso.

Manchester by the Sea

Director: Kenneth Lonergan 

Lee Chandler (Casey Affleck) es un conserje que trabaja por lo mínimo y no tiene interés ni preocupación por nada, excepto por su hermano mayor Joe (Kyle Chandler). Un día Lee recibe un llamado telefónico que anuncia que su hermano ha fallecido y tiene que volver a Manchester para hacerse cargo de su sobrino de 16 años (Lucas Hedges) tras quedar como su tutor legal tras darse a conocer el testamento de Joe. En su regreso se tiene que enfrentar a su pasado, a la razón que abandonó la ciudad años atrás y a su ex pareja (Michelle Williams). La cinta dirigida por Kenneth Lonergan nos habla de la perdida, el dolor y la culpa, y de lo gris que puede llegar a ser la vida sin poder volver a tener una tinta de color, porque a veces la vida es la que es y no hay mayor solución que seguir viviendo el día a día. Es una cinta desgarradora, cruel y hermosamente narrada en dos horas y diecisiete minutos, con diálogos son honestos y simples que pueden llegar a calar lo más oscuro de su ser. Un plus de Manchester by the Sea es su geografía, las lluvias y el frío de la ciudad que acompañan a la perfección a cada una de las escenas. Casey Affleck se quita el papel del “hermano de” que lo ha perseguido durante años, al igual que su personaje.

Fences

Director: Denzel Washington

Denzel Washington es el director y protagonista de la adaptación cinematográfica de la obra homónima escrita por August Wilson en 1983, la que ganó el Pulitzer al Mejor Drama y asimismo fue galardonada con el Premio Tony a la Mejor Obra. Fences es la historia de Troy Maxson, un recolector de basura y padre de familia que bajo la fachada de una tranquila vida familiar esconde a un hombre lleno de amargura y dolor que vio frustrados sus sueños de convertirse en una estrella del baseball debido a su color de piel, y que ve en su hijo Cory (Jovan Adepo) a su propia versión de joven promesa. Pero la frustración del protagonista no es una frustración individual, es colectiva sumando el de su esposa Rose (Viola Davis). El matrimonio Maxson esconde sus problemas detrás de la cerca de su hogar y tratando con esfuerzo de mantenerse firmes como familia. Las actuaciones de Washington y Davis hacen vista gorda a los diálogos tediosos de la cinta, manteniéndola a flote y siendo lo mejor de Fences, sin dejar de lado la problemática racial que sucumbió a Estados Unidos en los años 50’s y que hoy es tema de discusión tras la situación política actual del país.

Hacksaw Ridge

Director: Mel Gibson

Mel Gibson nos vuelve a sorprender con una cinta basada en la historia real de Desmond Doss, un cristiano adventista del séptimo día y sargento del Ejército de Estados Unidos que sirvió en la Segunda Guerra Mundial, en el campo de batalla de Okinawa, y quien salvó a más de 75 hombres sin portar una arma de fuego. Andrew Garfield se pone bajó la piel de Doss, un joven con convicciones bien claras que decide enlistarse en el ejército para servir a su país al igual que todos los demás pero con la intención de nunca tocar un arma. Esto causa conflictos y burlas con sus compañeros, quienes al principio se burlan de forma inocente para luego llegar a la violencia física. La cinta nos golpea con una buena dosis de realismo, sangre y dolor en las costas de Okinawa, donde Doss usa sus habilidades de médico para socorrer a sus compañeros y salvarles la vida de mano de los japoneses. Hacksaw Ridge cuenta con la belleza de la narrativa del personaje, quien cambia las convicciones del resto al seguir sus propias creencias en medio de la cruel y sanguinaria  guerra. Gibson regresa a lo grande con una historia sin adornos románticos ni vanaglorismo patriótico, pero que cae en lo religioso y lo hace notar durante toda la cinta.

 

Comenta acá