Frente a un Estadio Nacional repleto, la banda irlandesa volvió a Chile para presentar “The Joshua Tree tour” gira que busca hacer un viaje en retrospectiva hacia lo que fueron los aciertos y desaciertos de U2 dentro de su aclamada trayectoria musical.

A eso de las 5 de la tarde se dio paso a la apertura de puertas. Una tímida fanaticada hacía ingreso al recinto con euforia moderada pero que aún así no le restaba energía al evento. Los más aventurados comenzaban a acomodarse en primera fila mientras que el grueso de los espectadores se acomodaba en el sector de galería y andes.

Pasada las 19:30 horas subió al escenario Noel Gallagher y sus High Flying BirdsLa presentación partió con un breve setlist de su proyecto solista, para luego avocarse a revivir algunos de los éxitos de Oasis como “Don’t Look Back In Anger“, “Wonderwall” y “Champagne Supernova“. Una de las sorpresas más llamativas fue, sin duda, la presencia Gem Archer y Chris Sharrock (ex integrantes de Oasis) quienes acompañarán al hermano mayor de los Gallagher durante esta gira.

Aprovechando el momento, Noel Gallagher usó minutos de su show para interactuar con el público y por qué no, recordarnos también cuál es su relación con Chile.Una de las frases más épicas fue “Soy el Rey de Manchester. Alexis Sánchez será el Rey de Manchester también“, dicho que provocó la histeria entre los asistentes.

Se pronosticaba que la presentación de U2 se iniciase a eso de las 20:40 hrs, pero la banda nos dio el tiempo suficiente como para acomodarnos, ir al baño, jugar una partida de Candy Crush y revisar el celular.

El tiempo pasaba y el sector de cancha aún no lograba completar su capacidad, puesto que dicha locación no logró vender la totalidad de sus entradas. Frente a esto personal de DG medios hizo lo que se piensa imposible: se ofreció a quienes adquirieron su entrada a galería cambiar su ticket por uno a cancha respetando el precio de compra. A pesar de ser una oferta tentadora, pocos decidieron aceptar el trueque.

Finalmente alrededor de las 21:30 hrs la batería de “Sunday bloody sunday” comenzaba a sonar al mismo tiempo que Bono y el resto del cuarteto hacía ingreso al escenario. El conjunto irlandés oficializaba, de esta forma, el viaje en retrospectiva que tiene como principal eje el cumpleaños número treinta de The Joshua Tree (1987).

Una pantalla de 61 metros con tecnología 8K tuvo por misión profundizar el concepto melancólico que trae consigo esta gira. La proyección de mensajes, lugares y retratos que inspiraron a la banda a seguir con su carrera musical otorga una experiencia íntegra hacia esta idea de visitar el pasado.

Siguiendo el mismo libreto realizado en presentaciones anteriores del tour, la banda de Bono hizo que el público se reencontrase con aquellos éxitos que, en su momento, sonaban incesantemente en las radios del mundo pero que, sin embargo, hoy continúan haciendo vibrar a su frenética fanaticada. “One“, “Where The Streets Have No Name“, “Bad” y “With or Without You” fueron algunas de las canciones más coreadas de la noche.

La velada estuvo marcada por momentos sobrecargados de emotividad. Un cover a “Gracias a la vida” y un homenaje a las mujeres más influyentes de la historia (entre ellas chilenas como Michelle Bachelet y Elena Caffarena) sonorizado por “Ultraviolet (Light My Way)”, se situaron dentro de los episodios más recordados de esta presentación.

Esta fue la cuarta visita de U2 en Chile, una que podía quedar exenta de la genialidad de las anteriores.  Una intensa travesía por parajes del pasado, pero sin olvidar lo que es el presente. Porque la banda está consciente del dinamismo de su historia, misma cualidad que los tiene en constante movimiento, siempre por más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenta acá