En un departamento ubicado frente a Cavancha, la playa que da vida a la idea de que Iquique es el “Miami chileno” y con un día soleado cerca de los 30°, conversamos con Tomasa del Real (Valeria Cisternas) la exponente del Neoperreo y de cómo hacer magia con una conexión wi-fi.

¿En qué momento decidiste tomar el reggaetón como tu trabajo?

Yo tenía una tienda de tatuajes, Clear Tattoo, tatuaba y tenía a dos tatuadores más, hacía música por molestar y viajaba caleta a tatuar a otros lados, en esos viajes iba tocando y de ahí tocaba tanto que viajaba demasiado tiempo y dejé tirada la tienda, entonces uno de los tatuadores se fue y ahí fue como: ya filo, la voy a cerrar, no la estoy usando. Ahí me dediqué 100% a tocar, fue como una transición, no fue de un día a otro. Hice la transición como en un año más o menos.

Por lo general, tus canciones hablan del carrete, lo ostentoso y la buena vida, ¿cómo logras no sonar fome o repetitiva siendo que las temáticas son similares?

Es que el reggaetón es siempre lo mismo, es un tema del que te cuelgas, no sé, el auto, el teléfono, la gasolina… es un tema que maneja toda la canción y de ahí hablas de esto mismo, de la fiesta, de lo que estás tomando, con quién estay… es la estructura básica. Sí es repetitivo  porque la gente quiere escuchar eso, lo que te hace bailar.

¿Cuál es el sello de las creaciones de Tomasa del Real?

Yo creo que si tu quisieras ahora hacer reggaetón igual te va a salir como te sale a ti, es imposible que te salga como a otra persona. No es que tenga un sello mío, soy un humano más, tengo una huella digital y siempre va a quedar marcada. Quizás la gente no confía tanto en lo que se les ocurre, entonces por ahí suenan más parecido a otras personas y a mi no me pasa eso, porque lo hago, no lo planeo tanto.

Estás en Iquique, un lugar lleno de influencias musicales de todos lados, mucha gente de muchos lugares, ¿qué influencias musicales has tomado de acá?

De acá… todos escuchan reggaetón, en los autos tu sales y escuchas reggaetón todo el día y siempre crecí en ese ambiente; amigos que tenían auto o que corren y cosas así y me gustan caleta los autos y toda esa volá como media flayte, es bacán. Siempre escuché de fondo ese reggaetón que te empieza como a violar la mente y se queda ahí y dices “ya bueno, me gusta”, entonces fue natural para mi repetirlo. No podía decir “ya, voy a cantar rap” si nunca escuché rap.

La constante cercanía con las diabladas,  la cumbia chicha, ¿influyeron en algo en tus ideas?

No, creo que eso es la esencia del norte de otras épocas. Uno lo recuerda y lo tienes en la sangre, pero esto es el nuevo contenido que está saliendo. Ahora se están haciendo otras cosas que son totalmente separadas pero nacen del mismo lugar físico.

En varias entrevistas reafirmas que ser mujer no es algo particular dentro del reggaetón, pero igual me causa curiosidad cómo ha sido tu experiencia como mujer dentro de éste espacio.

Mi único crimen es ser mujer y cantar reggaetón, porque si fuera hombre y cantara reggaetón no pasaría nada. Nadie le preguntaría a Daddy Yankee “oye, ¿qué se siente ser hombre en el reggaetón?” ¡qué clase de pregunta es esa!, me pasa lo mismo. Creo que tengo una ventaja, por ejemplo, en los videos de reggaetón sale un loco y necesita modelos y yo puedo hacerlas todas, cantar y estar ahí dando cara. Para mi, sólo es un beneficio, no me condena. Lo que sí es fome es que también te apuntan mucho porque te ponen una capa de superhéroe que yo no ando buscando, como de salvar el género de alguna manera o  usar la vitrina para mejorar algo pero nunca mi intención fue mejorar nada, yo sólo me estoy divirtiendo, eso es lo único fome de ser mujer en el reggaetón, tratan de que les des algo porque están sedientos, y quieren que alguien los salve o que alguien de cara por los que sufren, por cualquier tema en verdad, por los animales o cualquier cosa,  obviamente no puedo complacerlos a todos, sólo puedo complacerme a mi.

En general, ser mujer en el reggaetón sólo me trae beneficios, me tratan bien donde toco, siempre tengo buena acogida en el público. Es bacán porque como que soy mina y me puedo disfrazar, me pongo cualquier cosa y da lo mismo. Aparte, abres la puerta a otras personas para que hagan lo mismo.

Y, ¿Cómo ha sido ser de Iquique y llegar a sonar a distintos lugares?

Eso igual es bacán, en otros lados no aprecian a los locales, a mi me pagan bien porque soy de Iquique, pero si viviera en la ciudad donde toco me pagarían la mitad. Eres el de afuera y yo soy la de afuera todo el rato en cualquier lugar donde toco porque nunca toco en Iquique, siempre soy la de afuera, siempre me tratan bien. Al final, la gente piensa que porque eres de región estás en desventaja, está la idea de “tengo que ir a capital” o “tengo que ir a otros países a lograrla” y eso ya fue, ahora hay internet, puedes estar en cualquier parte del mundo y ser virtual. Puedes llegar a las personas a través de internet, es el futuro, por eso yo todo el rato hablo del futuro porque lo estoy viviendo, no lo podía haber vivido hace 10 años, ni cagando.

Está claro en tu trabajo que el internet es fundamental…

Es que si no, no tendría de donde sujetarme

¿Cómo te recibe la gente de Iquique?

Normal, de repente alguien me piden una foto y obvio que sí, a veces estoy terrible apurada y no puedo, pero voy a la feria y una señora me dice “sácate una foto con mi hija” y yo: sí obvio y en mi mente pienso: ¿la señora habrá escuchado las letras?, ¿sabe lo que está escuchando su hija? (ríe). Igual, que las letras sean de una realidad cruda no quiere decir que sean menos bellas, yo encuentro hermosa la suciedad del reggaetón, no tengo porqué apuntarlo y discriminarlo, al contrario, yo lo agarro y lo abrazo.

En relación a lo anterior, ¿has sentido que ser del norte ha sido un impedimento?

Sólo ha sido una bendición, porque aparte tengo locaciones… onda, voy a la playa, tengo el cementerio, el cerro, Alto Hospicio. Grabé un video en Hospicio y de hecho en una toma se ve la casa del homeless que estaba al lado de donde grabamos, si pasas en cámara lenta se ve. Grabé en Pica, acá en Cavancha… la gente de las capitales grandes todo el rato tiene el mismo escenario, el mismo recurso y sólo el hecho de ser de acá y hacerlo desde acá para el mundo –porque eso es lo que digo siempre, desde Iquique para el mundo- todo el rato está bueno, por algo me resultó, por ahí la gente no se atreve tanto no más.

La gente le da mucho color a Santiago y las grandes ciudades siendo que los lugares de donde uno viene tienen mucho que dar y mucho que decir

Caleta, es que sí, la tele igual te convence de esas cosas. Igual yo pienso que entre más se demoren todos en hacer música o algo así bien… mejor para mi porque yo estoy rankeando y todo el rato trabajando brígido para que me salga bacán y de repente hay gente que dice “alguien me va a encontrar” y es como “no amigo, tienes que ir tu a la hueá”. Nadie va a venir a buscarte ni a ofrecerte plata para subir a algún escenario, es toda una pega de no sólo hacer la música, sino que también como la repartes, como la presentas. Por ejemplo, ahora me estay entrevistando sobre de donde soy, porqué canto esto, qué pienso al respecto, tengo muchas cosas que decir y la música en sí también necesita ese trabajo. Tú puedes hacer música pero tienes que hacer que esa música llegue a las personas y en volá ahí ver si les gusta o no, si no les gusta, está bien igual, da lo mismo.

Pasando más a la música, ¿qué crees que es lo mejor del reggaetón?

Oh noo, no hay algo en específico, siempre cambia, el que está de moda es el mejor, el reggaetón no es fiel, no es como para escuchar una banda toda tu vida, escucharía este tema todos los días, siete veces, hasta que me aburra y de ahí viene otro, es otra manera de escuchar música, es un producto más desechable. Igual, las buenas canciones quedaron, onda, yo me sorprendo porque en Europa ponen “La Gasolina” en un carrete hipster y queda la patá porque llegó tarde y pegó tarde, ahora recién es un reggaetón old school. Acá nadie toca La Gasolina. Todo tiene sus tiempos, el delivery de la hueá llega a diferentes lados en diferentes momentos.

¿Cuál fue tu fórmula para terminar haciendo bailar a los que renegaron eternamente del reggaetón? ¿Cómo rompiste esa distancia?

Yo creo que es como un virus (ríe), infectas a uno y ese uno infecta a otro y ahí vas, alguien lo tiene en el celular, lo pone en un carrete -tampoco es un reggaetón tan fiel entonces pasa colado- y ahí se va metiendo. También, desde una entrevista y alguien termina escuchando tu música, hay diferentes canales, de repente pones YouTube y aparece una canción mía porque hice un featuring con alguien importante y así tienes toda una malla de maneras para llegar más.

¿Cómo llegó el día en el que dijiste “esto es Neoperreo”?

En una entrevista en la RedBull Academy en New York en un programa de un amigo que se llama Andy… en la radio de RedBull apoyan caleta toda esta movida nueva, está super latinizado todo, las fiestas antes eran mucho más electrónicas y ahora la música latina ha agarrado otro vuelo mucho más importante dentro del mundo. Me llevaron a este programa y conversábamos sobre los nuevos sonidos, esto es paralelo a lo que pasa en España, Argentina, México. A los que nos violó el reggaetón parimos algo, sin pensarlo, sucedió no más. Conversando al respecto, empezamos a decir “sí, el nuevo reggaetón”, el “neoreggaetón” pero dijimos “no es reggaetón” es inspirando en él, en la bachata, en la música latina, es la nueva música para bailar, la nueva música para perrear y ahí salió el Neoperreo.  El Neoperreo abarca toda esta gama de artistas nuevos que hacen música bailable.

¿Qué estás escuchando ahora?

No he estado escuchando tanta música porque me estaba volviendo loca (ríe). He estado escuchando a la Bad Gyal, a Ms Nina que es amiga también, al Gianluca igual, un amigo de Santiago.

¿Qué proyectos se vienen para Tomasa del Real?

Ahora estoy editando un video de una canción que hice en México y que el video lo grabé en Nueva York, va a ser el primer contenido para el 2017. Estoy organizando lo que voy a hacer este año, como que pasé a dedicarme del tatuaje a la música y la música es todo el día todo el rato. Necesitaba venir a Iquique y descansar y de ahí voy a empezar a armar todo este nuevo contenido. Tengo ideas y todo, pero quiero tomármelo más con calma porque igual es medio pesado.

*Fotos por: Pedro Quintana para galio.cl

 

Comenta acá