A pesar de que su show se vio retrasado unos minutos por Duran Duran, a las 19:20 hrs del domingo, Two Door Cinema Club subió al VTR Stage con seguridad, carisma y madurez. Su vocalista, Alex Trimble, transformado en una especie de Chispa Lacassie, fue el primero en saludar de forma animosa al público que los esperaba.

La canción electa para calentar motores fue “Cigarettes in the Theatre, que también es la primera de su disco debut, lo que la convierte en la entrada perfecta. La continuación se dio con “Undercover Martyn“, “Do You Want it All?” y “This is the Life“, las que interpretaron en el mismo orden que en la edición 2013 del festival. Una fórmula asegurada.

El trío norirlandés, con pantallas que los mostraban en blanco y negro, hacía suyo el escenario. Cada tema era un derroche de energía, ese que caracteriza al indie rock y que han plasmado en sus grabaciones. Los asistentes al final de “Bad Decisions” responden con un alentador “Oleeé olé olé olé, Two Door, Two Door“. Todos están disfrutando el esperado reencuentro.

A pesar de ser un grupo bajo perfil, las personas se aglomeraban en el Parque O’higgins para escucharlos, porque su calidad es innegable. La voz aguda de Trimble se mantiene fiel a lo que es en estudio y por otra parte, Kevin Baird (bajo) y Sam Halliday (guitarra y sintetizadores), se notan mucho más experimentados.

Sin embargo, la agrupación pareciese no estar interesada en promocionar su tercera placa ‘Gameshow’ (2016), ya que sólo incluyeron cuatro temas de éste. Diferente es el caso de ‘Tourist History’ (2010), que juntando sus dos presentaciones en Chile estaría tocado en su totalidad. Ellos saben lo que sus fans quieren y no dudan en dárselo.

Sin embargo, nadie pareció cuestionarlo. La efervescencia se sentía con cada tema, donde las más esperadas fueron “Something Good Can Work“, “I Can’t Talk” y “Sleep Alone, saltadas y coreadas por todos. Caso aparte fue el cierre con “What You Know”, ese hit que está en lo más profundo de nuestra mente y que nos hace bailar desde el segundo uno (sí, la canción del tiempo).

Two Door Cinema Club se puede definir como infaltable en tu carpeta de música indie, porque es el soundtrack perfecto para representar la alegría y melancolía adolescente. Si bien la fama les llegó demasiado rápido con su primer álbum, su actuación en Lollapalooza demostró que la solidez en vivo sigue intacta y que sobrevivió al estereotipo de ser una “banda de internet”, pese a cargar con la cruz de sus inicios.

Revive el show de Two Door Cinema Club aquí:

Comenta acá