Es agradable siempre ver a esos artistas, que de tanto venir, estrecharon lazos con el público local de una forma especial, lo que promete comúnmente shows hechos con dedicación, y no con la simple pantomima de la rutina pauteada de cada gira.

De los músicos de la escena indie de los últimos años que podemos dejar en esta categoría está Erlend Oye, un noruego que nos visito en dos ocasiones en pequeñas salas de Santiago en plan acústico y solista, y que luego fue sumando nuevas fechas con sus bandas (Kings of Convenience y The Whitest Boy Alive) que lo han proyectado en todo el mundo como uno de los tipos que suele sorprender con varios discos y canciones dignos para atesora.

Esta semana Erlend sumó cinco visitas con la que realizó esta semana, y en la que mostró otra faceta que no conocíamos: como un solista con banda de acompañamiento eficiente para repasar las canciones de todas sus etapas musicales. Eso fue más o menos lo que vieron algunos en el show especial realizado por Radio Duna, y el que un día más tarde hizo en el Teatro Italia como un sideshow del festival Primavera Fauna, evento en el que coronará su paso por Chile con un concierto masivo.

En el recinto de calle Bilbao, Erlend demostró nuevamente su empatía con el público, disfrutando de cada momento y hasta realizando algunos pasos de baile, dignos de un personaje tan entrañable (y curiosamente semejante a Oye) como Napoleon Dynamite. En esta ocasión, su último disco “Legao” fue la excusa del tour, y como tal, fue interpretado casi íntegramente, con un pulso que fue creciendo a medida que avanzó el concierto. A la vez, este noruego aprovechó de invitar a uno de sus músicos a cantar un tema en islandés (?) e inyectó energía al show cuando repasó “Remind Me”, esa vieja colaboración con Royskopp que dio paso al segmento más festivo del show, incluyendo la alegre “La Prima Estate” y un bis que contempló una extendida versión in crescendo de “Golden Cage” que terminó con todos los músicos acelerando el ritmo de la canción y Erlend saltando hacia el público.

Un cierre electificante de un show que en una hora y media que dejó cierta inconformidad entre algunos asistentes. Pero ¿Qué tanto? Esta de seguro no será la última vez que lo veamos en estos lados, y si las tendencias continúan, la sexta visita será algo de seguro, inolvidable.

Comenta acá